ALABANZA Y ADORACIÓN SEGUN LA PALABRA DE DIOS – PARTE 1 –

LA ALABANZA Y ADORACIÓN FUE CREADA POR EL MISMO DIOS EN LOS CIELOS

La alabanza y adoración fue creada por el mismo Dios en los cielos para también ser manifestada en la tierra.

Inicialmente en los cielos, Jehová Dios tenía un ángel ministrador de la alabanza y adoración llamado Lucero. Él era el encargado de dirigir a todos los ángeles del cielo a bendecir al Señor hasta que se rebeló contra Dios, pretendiendo ser igual a Dios y desear recibir para sí mismo alabanza y adoración que le pertenecía solo al Señor. Por ese motivo fue expulsado del tercer cielo junto con otros ángeles rebeldes y se transformó en el adversario de Dios. De allí su nombre Satanás, que en hebreo es “hilel”. Casualmente este nombre significa: “el que alaba” (Para leer detenidamente la caída de Lucero, ir a Isaías 14 y Ezequiel 28).

De allí en adelante, este enemigo de Dios se ha encargado de pervertir la genuina alabanza y adoración a Dios. Lo ha hecho de varias maneras a través de los siglos:

• Fomentando la idolatría, haciendo que la gente no adore al Dios verdadero sino que le rinda adoración a falsos dioses y/o imágenes o al mismo diablo a través de sectas y religiones falsas.

• Falsificando la verdadera música con estilos musicales y letras infectadas de pecado y liviandad.

• Sembrando ignorancia Escritural en el creyente en Cristo.

• Sembrando ignorancia espiritual en el creyente en Cristo.

¿Por qué ha hecho todo esto el enemigo?

El diablo bien sabe a Quién va dirigida la alabanza y adoración (a Dios), y también conoce el poder espiritual que se desata contra el cuándo el creyente las practica eficazmente.

Por diferentes motivos y causas la alabanza y adoración en la Iglesia se la ha visto muchas veces relegada a un lugar poco importante o secundario, como si fuera el “relleno” de una reunión o únicamente como la antesala de la predicación, pero eso no lo encontramos en la Palabra de Dios. Para el Señor la alabanza y adoración es algo central en la vida de todo creyente y congregación local que anhela vivir una vida abundante y victoriosa.

En Efesios 5:18-20 leemos lo siguiente:

“No os embriaguéis con vino en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre Gracias por todo al Dios y Padre, en el Nombre de nuestro señor Jesucristo.”

Este pasaje del Nuevo Testamento nos enseña cómo es la vida llena del Espíritu Santo y a la vez revela que el creyente lleno del Espíritu Santo es aquel que, entre otras cosas, vive una vida llena de alabanza y adoración hacia Dios. Es la voluntad de Dios que vivamos una vida llena de alabanza y adoración.

Porque necesitamos Alabar y Adorar a Dios

(IMPORTANTE: La palabra ALELUYA está compuesta de dos palabras hebreas “hallal” = “Alabanza” y “Yaveh” = “Jehová”, y se la traduce como “alabanzas a Jehová”)

El Salmo 149 nos enseña varios motivos fundamentales por los cuales alabar al Señor:

1. El v.1 dice:

“Cantad a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos”

La alabanza genuina es aquella que va dirigida exclusivamente y solamente hacia Dios por lo que Él es: ¡Dios!

2. El v. 2 dice

“Alégrese Israel en su Hacedor…”

Alabamos a Dios por todo lo que es y además por todo lo que hace. ¡Él se merece una doble alabanza!

3. El mismo v.2 habla de:

“Los hijos de Sion se gocen en su Rey”         

¿Gozarnos? ¿Por qué? ¡Porque de nuestro lado está El Vencedor!

4. El v.4 dice:

“Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo”

La alabanza y adoración lo ponen contento a Dios y le origina verdadera satisfacción.

5. También dice el v.4

“Hermoseará a los humildes…”

Los que con un corazón humilde le buscan para alabarle y adorarle son hermoseados por el Señor. Al alabar y adorar hacemos que la presencia de Dios baje y se manifieste en medio nuestro (2 Crónicas. 5:11-14; 7:1-3) haciendo que las dolencias y enfermedades, tristezas y amarguras desaparezcan.

6. En los vv.7-9 dice:

“Para ejecutar venganza entre las naciones, y castigo entre los pueblos, para aprisionar a sus reyes con grillos; y a sus nobles con cadenas de hierro; para ejecutar en ellos el juicio decretado; Gloria será esto para todos sus santos.”

Cuando Dios aparece destruye el poder de las tinieblas, el enemigo huye y deja de atacarnos y molestarnos.

7. El Salmo 22:3 dice:

“Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel”

Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo. La atmósfera del cielo, donde Dios se mueve y reina, se cristaliza en la tierra. ¡Cuánto valor espiritual tiene la alabanza y adoración del Pueblo de Dios!

Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo. La atmósfera del cielo, donde Dios se mueve y reina, se cristaliza en la tierra. ¡Cuánto valor espiritual tiene la alabanza y adoración del Pueblo de Dios!

Entra en el enlace de abajo para ir a la parte 2 del estudio:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *