DIOS Y LAS FINANZAS EN LA BIBLIA – Parte 3 –

El único sistema financiero que Dios ha ordenado, aprobado y bendecido

EL ORDEN FINANCIERO EN EL NUEVO TESTAMENTO

Es bueno recordar que los integrantes de la Iglesia Primitiva eran todos judíos conocedores de las leyes de Dios reveladas en el Antiguo Testamento. Ellos ya conocían los principios de diezmar y ofrendar. Ellos no necesitaban que les dijeran qué hacer con sus bienes pues ya lo sabían.

El principio del diezmo continúa a través del Nuevo Testamento:

  1. Jesús enseñó sobre el diezmo. Jesús le dijo a los fariseos acerca de diezmar de todo lo que ellos diezmaban, pero los condenó por su falta de misericordia, juicio y fe (Mateo 23:23). Él dijo que éstas cosas debían ser hechas sin dejar de hacer las otras (Lucas 11:42; 18:12). El fariseo pagó los diezmos de todo. Él no fue condenado por esto sino por su actitud hipócrita. Nuestra actitud debe superar la rectitud de los fariseos (Mateo 5:20; Lucas 18:12). La actitud del corazón es la que cuenta.
  • Jesús enseñó a dar. Él dijo que hagamos tesoros en los cielos (Mateo 6:19-21). Jesús valoró a la viuda porque ella dio todo lo que tenía (Lucas 21:1-4). El rico daba lo que le sobraba, ella dio con sacrificio. Jesús dijo que en la medida que demos, recibiremos (Lucas 6:38). Él dijo también que más bienaventurado es dar que recibir (Hechos 20:25).
  • El libro de Hebreos enseña sobre el diezmo

Se cree que Pablo escribió el libro a los Hebreos, y en el capítulo 7 se trata el tema del diezmo, el cual es en conexión con Abraham, Melquisedec y los levitas recibiendo los diezmos. Pablo habla acerca de Melquisedec y el Pacto Eterno (6:20; 7:1-11, 17, 21).

  • Pablo enseñó sobre el diezmo. (1 Corintios 9:1-14; Filipenses 4:19).
  • Pablo enseñó sobre las ofrendas  (1 Corintios 16:1-4; 2 Corintios 8-9)

La Iglesia Primitiva y el dar

  • Ellos traían sus ofrendas a los pies de los apóstoles y se distribuía según la necesidad (Hechos 5:1-11)
  • Se enviaba ayuda financiera según las posibilidades (Hechos 11:27-30). Estas ofrendas eran para los pobres (Romanos 15:25-29; Galatas 2:10; Hechos 20:33-35).
  • El primer pecado fue sobre el tema del dinero retenido (Hechos 5:1-11).
  • Hubo un problema con la distribución de la ayuda diaria para las viudas, pero luego fue solucionado (Hechos 6:1)
  • Las viudas con ciertas calificaciones ministeriales eran sostenidas por la Iglesia (1 Timoteo 5:1-16; 1 Reyes 17:8-16)
  • Debemos compartir con los santos necesitados de lo que tenemos (Hebreos 13:15, 16; 2 Corintios 8:11).
  • Ellos tenían todas las cosas en común (Hechos 4:34; Mateo 25:40; 10:40-42).
  • Algunos tenían el ministerio de dar (Romanos 12:8; Lucas 6:34-38; 1 Timoteo 6:6-11).

El sostenimiento del ministerio en el Nuevo Testamento

Algunos creen que los que están en el ministerio deben trabajar como los demás y no ser sostenidos por la Iglesia, sea por los diezmos u ofrendas voluntarias. El Nuevo Testamento no confirma esto. Dentro de las posibilidades, el ministerio debería ser sostenido para que ellos puedan hacer la obra de Dios y extender el Evangelio del Reino.

  • Jesús le dijo a los doce apóstoles que confiaran en Dios para sus necesidades y que eran dignos de ser sostenidos (Mateo 10:7-14; Lucas 9:3; 10:1-7; 12:33; Hechos 3:6)
  • El obrero es digno de su salario, especialmente los que trabajan en predicar y enseñar (1 Timoteo 5:17-19).
  • No se le debe poner un bozal al buey, asimismo debe suceder con el ministro (1 Corintios 9:9-10).
  • El que es ministrado de las cosas espirituales debe bendecir con cosas materiales (2 Corintios 9:11; Gálatas 6:6).
  • Los que ministran en el templo deben vivir de las cosas del templo (1 Corintios 9:13-14).
  • No hay que olvidar al levita (Deuteronomio 18:1-2; 10:8, 9; 14:27).
  • Pablo trabajó con sus manos hacienda carpas porque en algunos lugares la iglesia era perezosa. Para ser un ejemplo a ellos el hizo esto, aunque él era digno de vivir del Evangelio (2 Tesalonicenses 3:6-15).
  • Pablo recibió ofrendas de los filipenses como un dulce sabor agradable a Dios (Filipenses 4:15-19). Él tomó para unos gastos de otras Iglesias (2 Corintios 11:8-9; 1 Corintios 4:2; Hechos 18:3; 24:17).

El principio de dar…

  • Nuestras vidas al Señor primero (2 Corintios 8:5)
  • Voluntariamente (2 Corintios 8:3, 12)
  • Con alegría (2 Corintios 9:7)
  • Generosamente (2 Corintios 8:2, 9:13)
  • Proporcionalmente (2 Corintios 9:6; 8:14-15)
  • Regularmente (1 Corintios 16:1-2)
  • Amablemente (2 Corintios 8:24)
  • Con acción de gracias (2 Corintios 8:24)
  • Como un ministerio al Señor y Sus santos (2 Corintios 9:11-13)
  • Según la habilidad (Deuteronomio 16:17; Esdras 2:69; Hechos 11:29; 2 Corintios 8:12)
  • Sembrando la semilla de fe (Gálatas 6:7; Proverbios 11:24; Jeremías 48:10)
  • Con libertad, como hemos recibido (Mateo 10:8)
  • Dar al Señor, no a los hombres (Mateo 6:3, 33).

Reglas básicas para la administración de la Iglesia

  • No temamos enseñar el principio bíblico de dar y el principio de sostener la obra de Dios.
  • Motivar a dar regularmente, semanalmente (1 Corintios 16:2)
  • Tener un presupuesto aproximado, para tener en claro una meta a cumplir.
  • Enseñar a dar como un acto de adoración.  En la Biblia las ofrendas y la adoración están asociadas (Mateo 2:11)
  • Proveer literatura sobre el tema
  • Pagar las cuentas ministeriales lo más rápido posible
  • Evitar el excesivo adeudamiento
  • Que personas sabias administren el dinero
  • Decidir no utilizar los fondos de la iglesia para otros propósitos, sin el consentimiento del resto del equipo ministerial.
  • El ministro personalmente debe ser un ejemplo de dar sus diezmos y ofrendas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *